SOMTOTS

El Pirineo de Girona, un destino accesible

Una vista panorámica del lago artificial de Puigcerdà. En las aguas azules del lago, se reflejan los árboles y las montañas que rodean a la localidad. Imagen de Pep Callís.

El Pirineo de Girona es un destino totalmente aconsejable para las personas en silla de ruedas o con movilidad reducida. No lo decimos nosotros, lo dicen Daphnée CagnaneArmelle Maignan y Marie Vampouilletres blogueras francesas usuarias de sillas de ruedas que trabajan por la accesibilidad. A principios de marzo, tuvieron la oportunidad de pasar seis días en la zona interior de la Costa Brava. Las acompañó Stéphanie Xeuxet, directora general de la asociación Action Handicap France, entidad que trabaja por la sensibilización, la formación y el diagnóstico relacionados con la accesibilidad.

El objetivo: llevar a cabo una acción de promoción y difusión de la oferta de turismo inclusivo en las localizaciones del interior de la Costa Brava y el Pirineo de Girona para explicar al mercado francés que estamos abiertos todo el año. El resultado: extraordinario.

Girona, una ciudad accesible

La experiencia comenzó con una visita al Barrio Viejo de Girona, “una ciudad fácil en silla de ruedas”, según Daphnée, que confiesa que quedó gratamente sorprendida. Cuenta que “no encontró ningún obstáculo importante, excepto en algunos establecimientos en particular o en algunos lugares históricos con escalones, insalvables para una silla de ruedas”.

Una vista panorámica del Barrio Viejo de Girona. Sobre los tejados de las casas, sobresalen el campanario de Sant Feliu y la catedral. Imagen de Oscar Vall.
Una vista panorámica del Barrio Viejo de Girona. Sobre los tejados de las casas, sobresalen el campanario de Sant Feliu y la catedral. Imagen de Oscar Vall.

Turismo activo

En la Garrotxa, las viajeras hicieron un tramo de cinco kilómetros de la Ruta del Carrilet a su paso por Les Preses. Lo hicieron en bicicletas adaptadas que ofrecía la agencia Atma. De la experiencia destacan la tranquilidad, el paisaje volcánico y la arquitectura modernista de Olot. El itinerario del viaje siguió hasta el Santuario de Núriaaccesible para personas en silla de ruedas gracias a un ascensor eléctrico, y hasta Puigcerdà, donde disfrutaron del centro histórico, el lago artificial y las montañas del entorno.

Pero, más allá de la belleza del paisaje, una de las experiencias que más impresionaron a todas las participantes fue la actividad de esquí adaptado en La Molina, de la mano de profesionales de Play and Train. Marie no había esquiado nunca y califica la experiencia de “inolvidable”, y Daphnée, que ha escrito un artículo en su blog sobre la experiencia, de “absolutamente brillante”. Por su parte, Stéphanie destaca el trabajo de Play and Train como un ejemplo de buenas prácticas.

De día, en un paisaje nevado, Daphnée, Armelle y Marie, sentadas en sendas sillas de esquí, saludan a la cámara. Detrás de cada una de ellas están sus respectivos monitores de apoyo, que también saludan sonrientes. Imagen de Diego Espada.
De día, en un paisaje nevado, Daphnée, Armelle y Marie, sentadas en sendas sillas de esquí, saludan a la cámara. Detrás de cada una de ellas están sus respectivos monitores de apoyo, que también saludan sonrientes. Imagen de Diego Espada.

Salud y bienestar

El grupo también realizó una sesión de yoga visual en el Centre Cenit de Fontanals de Cerdanya, visitó el Monasterio de Sant Joan de les Abadesses y el museo, ambos accesibles en gran medida, y degustó los productos de la quesería MUUU BEEE, un proyecto social de la Fundación MAP. La visita por tierras gerundenses acabó con una sesión de meditación en una pesquera del lago de Banyoles.

El Patronato de Turismo Costa Brava Girona se encargó de la organización y contó con la colaboración de diversas entidades de turismo locales, como las de Girona y Banyoles, y comarcales, como Turisme GarrotxaRipollès DesenvolupamentTurisme Cerdanya y la Agència Catalana de Turisme.

Las conclusiones

Después de la experiencia, la impresión de las viajeras es muy positiva. De hecho, las cuatro coinciden en que recomendarán el destino a personas con discapacidad o problemas de movilidad. Armelle cuenta que “hay un deseo real de hacerla accesible”. Añade que “hay muchas actividades inclusivas” y destaca que, cuando algo falta, “el personal siempre está dispuesto a ayudar y a buscar una solución”. Marie comenta que durante su visita tuvo “sensación de libertad y facilidad para moverse”. Stéphanie celebra que haya “muchas estructuras accesibles” y añade que “la región es muy interesante para visitarla por la gran cantidad de actividades y por el alojamiento de calidad”. Daphnée concluye que fue “una aventura turística, gastronómica y humana”, y finaliza: “¡Fue un auténtico placer!”.

Si queréis conocer más detalles sobre su visita al Pirineo de Girona y sus impresiones, podéis echar un vistazo a los artículos de sus respectivos blogs en francés: