SOMTOTS

La equinoterapia, una propuesta de turismo inclusivo

En una sesión de equitación terapéutica, una niña que sostiene dos copas de agua monta a caballo. La práctica ayuda a trabajar la posición del tronco, la apertura de las piernas y el equilibrio. Una terapeuta, Katrin, guía el caballo. Imagen de Equinoterapia Girona.

Blac, Reixa y Prinz son tres de los 11 caballos de Equinoteràpia Girona, un centro que nació con la voluntad de crear un lugar para disfrutar de las actividades con caballo adaptadas a todas las necesidades y capacidades. Katrin Kopperschmidt, que fundó el centro en 2004 y que es la directora cuenta que se centró en la equinoterapia clásica –centrada en la hipoterapia, la equitación terapéutica y la equinoterapia social–, “pero con los años la propuesta se ha ido ampliando con nuevos proyectos como la educación emocional y la actividad familiar”.

Beneficios de la equinoterapia

El caballo es un animal de costumbres, sociable e intuitivo. Trabajar con él es una fuente de beneficios físicos y emocionales. En personas con parálisis cerebral, por ejemplo, permite un trabajo físico. La actividad de monta favorece que los ligamentos se distiendan e incrementa el tono muscular. En otras patologías, como el Trastorno del Espectro Autista (TEA), se trabaja el vínculo y la comunicación a través del animal. En todos los casos, “el caballo es una pieza clave del triángulo terapéutico entre la persona que realiza la actividad, el terapeuta –que en algunos casos se convierte en mediador– y el propio animal”. Además, el caballo tiene una gran capacidad de empatía y nos ayuda a aceptarnos tal como somos. Con las actividades con caballos se pueden trabajar aspectos personales y sociales, comunicativos, conductuales… Y el hecho de practicarlos en plena naturaleza es un plus, tanto para el visitante como para los mismos caballos, que viven en manada y en libertad.

Ignasi, un joven con TEA, apoya la cabeza en la nuca de un caballo de pelaje rubio. El chico, en conexión con el caballo, sonríe tranquilo y relajado. Imagen de Equinoterapia Girona.
Ignasi, un joven con TEA, apoya la cabeza en la nuca de un caballo de pelaje rubio. El chico, en conexión con el caballo, sonríe tranquilo y relajado. Imagen de Equinoterapia Girona.

Después de la parada por la alerta sanitaria del Covid-19, Equinoteràpia Girona ha retomado la actividad. Lo hizo el pasado 20 de mayo, “con guantes, con mascarilla y el desinfectante al lado y con todas las medidas de protección”, cuenta Katrin, “muy agradecida y afrontando la nueva realidad de la que todo el mundo habla”. Los clientes acudieron “con confianza, con muchas ganas y muy agradecidos”. Estaba tan contenta de abrir, dice, que no dejó de sonreír en todo el día.  

Katrin comparte su pasión por los caballos con su marido, que en Panorama Trails ofrece salidas a caballo por la Costa Brava pensadas tanto para jinetes experimentados como para principiantes. Además, es miembro del club Natura i Turisme Actiu del Patronato de Turismo Costa Brava Girona. Os invitamos a echar un vistazo a su blog.

Servicios diferentes, pero complementarios

Equinoteràpia Girona se encuentra en Mas Alba, una masía catalana del siglo XVIII restaurada y dedicada al turismo rural. El alojamiento dispone de seis habitaciones, de las cuales dos son adaptadas y todos los espacios son accesibles. Son dos ofertas turísticas diferentes pero complementarias, lo cual permite que clientes de todo el mundo se alojen a diez metros escasos de los caballos con los cuales practican actividades de terapia ecuestre. La casa está rodeada de bosque y cultivo, tiene un rebaño de cabras de leche y quesería propia. Asimismo, ofrece la posibilidad de realizar una visita guiada que incluye la experiencia de ordeñar las cabras, una visita a las instalaciones y una cata de sus quesos; toda una experiencia lactoturística. Además, Mas Alba es miembro asociado del club Enogastronomía del Patronato de Turismo Costa Brava Girona.

Una vista aérea de Mas Alba, con las instalaciones de Equinoteràpia Girona al lado y el pueblo de Terradelles al fondo. Imagen de Mas Alba.
Una vista aérea de Mas Alba, con las instalaciones de Equinoteràpia Girona al lado y el pueblo de Terradelles al fondo. Imagen de Mas Alba.

En el marco del plan de desescalada, en Mas Alba aceptan reservas por la casa completa, naturalmente, con todas las garantías sanitarias, y esperan, de cara a septiembre, empezar a alquilar habitaciones por separado. Podéis manteneros al día de todas las novedades a través de sus redes sociales.

Equinoteràpia Girona, Panorama Trails y Mas Alba están en Terradelles, un pueblo pequeño de Vilademuls a quince minutos de Banyoles, Girona, Figueres y l’Escala.

Otras experiencias asistenciales abiertas al turismo

En la Garrotxa, en el Mas Els Casals, dentro de la reserva natural de la Fageda d’en Jordà, hay un proyecto social y empresarial que también se abre al turismo. La Fageda, conocida por sus yogures, helados y mermeladas, ofrece trabajo a personas con enfermedad mental o discapacidad intelectual. Desde hace unos años, programa un servicio de visitas con propuestas diferentes. En primer lugar, destacamos la estándar, una visita a las instalaciones que permite conocer el proceso de producción e incluye una cata. Esta propuesta es accesible y apta para personas con movilidad reducida. En segundo lugar, La Fageda en ruta, que incluye la visita a las instalaciones, un paseo por la Fageda y un pícnic. En este caso, la ruta es llana y apta para personas mayores. Aunque el servicio de visitas se interrumpió el pasado mes de marzo, el equipo ha continuado trabajando y se plantea reabrir el servicio entre mediados y finales de junio. De momento, ha lanzado la campaña #VullveniraLaFageda, un concurso participativo en las redes a través del cual se puede ganar un lote de productos y una visita para dos personas con cata incluida.

En un entorno natural, en los huertos exteriores de las instalaciones de La Fageda, un chico habla delante de un grupo de gente que lo escucha con interés. Imagen de La Fageda.
En un entorno natural, en los huertos exteriores de las instalaciones de La Fageda, un chico habla delante de un grupo de gente que lo escucha con interés. Imagen de La Fageda.

En Serinyà, muy cerca de Banyoles, está la Fundación Mas Casadevall, un espacio de vida y trabajo para personas con Trastorno del Espectro Autista. Todos los talleres ocupacionales que allí se ofrecen (granja, huerto, jardinería…) tienen una finalidad: la autonomía personal y la satisfacción del trabajo útil. Además, en el centro hay una pequeña tienda donde se pueden adquirir los productos que han confeccionado los usuarios. Asimismo, cada miércoles venden sus productos de huerta ecológica en el mercado semanal de Banyoles. La fundación también alberga un restaurante con platos de cocina de temporada, así como platos vegetarianos, elaborados con productos propios de la granja y la huerta. El restaurante es accesible para personas con movilidad reducida o silla de ruedas. Aunque las instalaciones están situadas en plena naturaleza, se puede acceder desde el aparcamiento a través de una rampa (por las características del terreno, la persona puede necesitar ayuda de un acompañante). A pesar de que todos los servicios de cara al público están cerrados hasta que la situación se normalice, os invitamos a seguirlos en las redes sociales para estar al tanto de la reapertura y visitarlos cuando todo haya pasado.