SOMTOTS

Todo el mundo puede volar en Empuriabrava

Antes de entrar en el túnel del viento, un instructor le da indicaciones a un grupo de participantes en silla de ruedas. Todos lo escuchan atentamente. Imagen de Windoor Empuriabrava.

El Túnel del Viento de Empuriabrava ha organizado una sesión de vuelo adaptada para voladores con movilidad reducida. La iniciativa se enmarca en el proyecto europeo #WindTunnelHandifly2021, que impulsa el vuelo indoor adaptado entre personas con discapacidad.

Unos veinte socios de MIFAS, entidad gerundense que trabaja para la inclusión social de las personas con discapacidad física, orgánica y sensorial, han participado en la sesión. Lo han hecho a través de MIFASXperience, un programa de experiencias inclusivas relacionadas con el ocio, la cultura y el deporte que persigue que todas las personas con discapacidad puedan compartir experiencias y socializarse.

Vivir la experiencia

Antes de entrar en el túnel del viento, los participantes reciben el equipamiento necesario: un mono de vuelo, gafas de protección, casco y tapones para las orejas. Después, un instructor les ofrece una clase rápida con las indicaciones que hay que tener en cuenta durante el vuelo. En este caso, les muestra también unas prótesis de vuelo adaptadas cedidas por la Federación Francesa de Paracaidismo y que permiten que personas con movilidad reducida puedan vivir la experiencia del vuelo indoor.

En la sala que da acceso directo al túnel del viento, un instructor coloca la prótesis a uno de los participantes. Imagen de Windoor Empuriabrava.
En la sala que da acceso directo al túnel del viento, un instructor coloca la prótesis a uno de los participantes. Imagen de Windoor Empuriabrava.

Se trata de un dispositivo que sujeta las piernas del usuario ayudándole a mantener una postura estable durante el vuelo. Esta estabilidad le permite disfrutar al 100 % de la actividad.

Una vez equipados y con las indicaciones necesarias, ya está todo listo para vivir la experiencia. Durante el vuelo, que se realiza en el interior de un cilindro transparente de unos 14 metros de altura, la velocidad del viento oscila entre los 150 y los 290 km/h. La actividad reproduce la sensación de volar a 4.000 metros de altura. Dos vuelos de un minuto cargados de adrenalina y una práctica completamente inclusiva.

En el interior del túnel del viento, un usuario, equipado con el mono de vuelo, casco, mascarilla y la prótesis que le sujeta las piernas para mantener la estabilidad, vuela con la ayuda de un instructor. Imagen de Windoor Empuriabrava.
En el interior del túnel del viento, un usuario, equipado con el mono de vuelo, casco, mascarilla y la prótesis que le sujeta las piernas para mantener la estabilidad, vuela con la ayuda de un instructor. Imagen de Windoor Empuriabrava.

Este año hará 10 que Windoor Empuriabrava abrió sus puertas. Las instalaciones disponen de rampa de acceso, ascensor y baño adaptado. Alrededor del túnel, hay una zona de ocio donde acompañantes y visitantes pueden observar tanto a los voladores principiantes como a los profesionales mientras practican el vuelo indoor.

Windoor Empuriabrava y Skydive Empuriabrava, situados a pocos metros el uno del otro, han convertido Empuriabrava en el centro de vuelo de la Costa Brava. Si quieres volar, lo puedes hacer en Empuriabrava. ¿Te animas?